No me duelen las lágrimas perdidas

Desesperación

Collage hecho por mí con Canva. 

A veces vuelven a asomar las náuseas por mis ojos

y la amenaza del vómito me deja sin respiración.

No me duelen las lágrimas perdidas.

 

Siento esa sensación en el pecho, de encogimiento;

un agujero negro que crece veloz y sin descanso, inevitable.

No me duelen las lágrimas perdidas.

 

Me asaltan los pensamientos recurrentes

que apagan toda esperanza y oscurecen mi luz.

No me duelen las lágrimas perdidas.

 

Lo que me duele es el tiempo…

el tiempo perdido anhelando una ausencia.

 

Lídia Castro Navàs

logo 2

 

Hubo un tiempo…

clock-1274699_1920

Pixabay

Hubo un tiempo en que trabajar era sinónimo de felicidad, porque suponía la paz y sustento para la familia. Hubo un tiempo en que las canciones eran entonadas desde el corazón; daban igual los acentos y los timbres. Hubo un tiempo en que se cantaba mientras se trabajaba; ya fuera recolectando fruta, bordando o desplumando aves. Así lo hacía mi abuela: trabajar con alegría, cantar con el corazón.


Mi propuesta para el Reto 5 líneas del blog de Adella Brac.

Este mes se lo dedico a mi abuela, que falleció recientemente (11/02). De ahí, mi ausencia.

Lídia Castro Navàs

cropped-logo-2.png