Exploración

Universo Destiny

—Aquí la guardiana D-79 en escuadra individual llamando a la Torre —transmitió el espectro—. Necesito permiso del comandante Zavala para explorar el planeta. 

—¿Qué planeta? —preguntó la voz desconcertada del comandante—. Guardiana D-79, las coordenadas que envías no reflejan ningún planeta ni sistema planetario en nuestras cartas de navegación. ¿Dónde narices estás?

—Es que mi nave fue atraída por el campo gravitatorio de un agujero negro y lo traspasé. Al volver, me he topado con este planeta… 

—Bien —respondió Zavala meditativo—. Manda unas capturas antes de traspasar la órbita de ese lugar y que tu espectro tome unas muestras de su atmósfera para que puedas adaptar tu equipo de protección. 

—De acuerdo. ¡Hecho! 

Al bajar de la nave, acompañada únicamente de mi espectro y de mi fusil automático de vacío, me dispuse a explorar el terreno circundante. 

Era un planeta con mucha vegetación, extremada humedad ambiental y muchas ruinas. Me recordaba al antiguo planeta Venus, que antaño fue invadido por caídos y vex. 

Había humedales y pequeños lagos por doquier, de ahí que la vegetación fuera tan exuberante. 

Me hice paso a través de unos escombros, sorteando la maleza con mis propias manos. Entré en lo que parecía un edificio abandonado; un antiguo laboratorio… 

—¡Alerta, guardiana! —me advirtió mi espectro—. Mis escáneres me muestran vida. Aunque… 

—Aunque, ¿qué? 

—Diría que por las lecturas, son repudiados. 

—¿Repudiados? Vayamos a comprobarlo. 

Seguí andando por un pasillo largo y metálico. A lo largo de ese corredor se abrían pequeñas estancias a lado y lado. En las primeras que vi había vasos y tubos de ensayo con diferentes fluidos. En las de más adelante, había un montón de tarros con lo que parecían embriones de alguna clase de animal desconocido. Y, finalmente, vi grandes depósitos de cristal con seres ya crecidos.

Me vino a la cabeza una de mis lecturas preferidas. Solía leer viejos libros, de antes de la llegada del Viajero, que habían sido recuperados y convertidos en archivos digitales. La isla del doctor Moreau de H.G. Wells. Donde un científico viviseccionaba humanos y los mezclaba con animales para crear nuevas especies. Era grotesco. 

Eso mismo es lo que me transmitía el laboratorio en el que estaba: algún repudiado estaba creando engendros para combatir. En los tanques, donde había seres ya adultos, pude reconocer a uno de ellos: de cuatro patas y con un caparazón, a modo de tortuga, que explosionaba al acercarse al enemigo. Era un servidor de Fikrul; daba su vida, cual kamikaze, en nombre de la Oscuridad. 

—¡Guardiana, D-79! —Escuché a Zavala gritar. 

—Aquí, mi comandante —le susurré—. Estoy tomando imágenes de todo, creo que se trata de un laboratorio…

—¡Abandona la misión! No atravesaste un agujero negro, sino un portal interdimensional de los repudiados. 

—Sí, lo sé. Estoy viendo sus experimentos…

—¡Aborta, repito! Esta misión tiene que ser planificada y llevada a cabo por una escuadra mayor. ¡Es una orden!

—Está bien —dije a regañadientes. 

Desandamos el camino recorrido hasta la nave y volvimos a atravesar el portal, no antes de darme cuenta que unas naves enemigas intentaban darme alcance. Estaba claro que mi visita no había pasado desapercibida.

 


Pedro, un buen amigo virtual, se ha comprado un calendario del 2020 de Destiny (el videojuego al que dedicamos parte de nuestro tiempo) y me ha retado a escribir un relato inspirándome en cada personaje que aparece en dicho calendario. El mes de octubre trae una imagen de este engendro repudiado y esta es la foto que Pedro me mandó el día 1:

Lídia Castro Navàs

El ritual

Ya lo tenía todo preparado en el claro del bosque: la mesa de trabajo frente al caldero calentándose en el fuego, el mortero para machacar las hojas, el resto de ingredientes en una cesta esperando su turno… Solo me faltaba conectar con mi espíritu para completar el hechizo.

(48 palabras sin contar el título)


Esta es mi participación al reto “Emociones en 50 palabras” del blog de Sadire Lleire.

reto sadire

Lídia Castro Navàs

Escribir Jugando (octubre)

Antes de participar consulta las bases y los retos anteriores.


Reto-Octubre

  1. Crea un microrrelato o poesía (máx. 100 palabras) inspirándote en la carta.
  2. En tu creación debe aparecer el objeto del dado: bastón.

Reto Opcional:

Que aparezca en la historia el nombre común o científico de las aves que aparecen en la carta o algo relacionado con ellas.


¿Juegas?

EJ: Optimvs mensi

Escribir jugando banner II

El día 28 publiqué todas las creaciones presentadas al reto de Escribir Jugando del mes de septiembre.

La vuelta al cole y sus inquietudes por el COVID nos han tenido ocupados todo este mes, al menos a mí. Sigo cruzando los dedos para que todo salga bien.

Vamos al lío.

La mención especial en esta ocasión es para un microrrelato con un formato diferente y que me encantó empezando ya por el título. Crea una historia llamativa y que atrapa, aún contando con unas pocas palabras. El uso de muchos corazones para esconder una metáfora sutil de la vida es lo que me decidió; me refiero a “¿Te atreves a sentir?” por Lola.

¡Me encantó! ¡Gracias! 😀

Ha llegado el momento de desvelar el Optimvs mensi del mes de septiembre y es para…

Drumroll

…por crear una historia que nos explica una historia de vida a corazón abierto, una infancia rota por las cirugías y una mente llena de anhelos tan dispares como son: los columpios, las bolas de nieve y las bicicletas. Me refiero a: “Columpios, bolas de nieve y bicicletas” por Laura Urcelay.

COLUMPIOS, BOLAS DE NIEVE Y BICICLETAS

Veinticuatro años llevo con este corazón de mierda. Me diagnosticaron la cardiopatía al poco de nacer y mis padres lo rodearon con una vitrina de cristal. Lo protegieron del cansancio de los columpios del parque; del frío de las bolas de nieve en invierno; de las llamas del verano en bicicleta por el pueblo. Tres veces lo metieron en un quirófano para recomponerlo: «Los médicos arreglarán tu pequeño tesoro, como hace la cinta adhesiva», me decían para que comprendiera. Así me quedé, con un tesoro marchito, una soledad crónica y sueños recurrentes sobre columpios, bolas de nieve y bicicletas.

LAURA URCELAY

¡Enhorabuena! Aquí tienes tu galardón, puedes lucirlo en tu blog a modo de widget si lo deseas y enlazar esta entrada para que todo el mundo vea tu bella creación junto con el premio.

Os espero muy pronto en el reto: Escribir Jugando 🙂

EJ: Creaciones participantes

Escribir jugando banner II

El día 1 puntualmente dio inicio el reto de septiembre de: Escribir Jugando.

A continuación están todas las creaciones participantes por orden cronológico:

  1. “Corazón de fuego” mi creación.
  2. “Corazón robado” por Runa Rêve.
  3. “Un gran hallazgo” por Javi.
  4. “Prisionero entre los fríos muros” por Grimmebulin.
  5. “Columpios, bolas de nieve y bicicletas” por Laura Urcelay.
  6. “Cuando ponga el punto final” por R.R. Insomne.
  7. “La morgue” por Sadire Lleire.
  8. “Hospital de juguetes” por Rosa Boschetti.
  9. “La coleccionista” por Adelina GN.
  10. “El corazón del Bosque Imaginado” por Ratonet.
  11. “El inventor” por Gabiliante.
  12. “Corazón en llamas” por Maga de Qamar.
  13. “Ser de fuego” por Dolobera.
  14. “Sangre de cenizas” por Theresa Sánchez.
  15. “Septiembre” por Nevel Marcano.
  16. “Olvido” por Jessica Galera Andreu.
  17. “Argucias” por Carlos Moya.
  18. “Arrebatada de cuajo” por Javier Sánchez Bernal.
  19. “¿Te atreves a sentir?” por Lola.
  20. “¡Vivid!” por David Coloma García.
  21. “Mi corazón blindado” por Luna Paniagua.
  22. “Los tres tesoros” por Julie Sopetrán.
  23. “En legítima defensa” por Virtudes Torres.
  24. “Diario de F.F” por Jm Vanjav.

Y el Optimvs mensi es para…

Drumroll

Como siempre, en un par de días desvelaré la creación que se lleva el nuevo Optimvs mensi. Mientras tanto, os invito a leer las participaciones.

¡Felices lecturas! 🙂

Lídia Castro Navàs

El último Dredgen

El Nómada. Imagen sacada de la red

Un sábado normal en la Torre de la última ciudad de la Tierra, dos guardianes se encuentran en cola esperando para entrar en una competición de Osiris. Es fin de semana, eso significa que miles de guardianes compiten por el honor y la gloria de sus facciones, con lo que hay mucho tiempo de espera y por eso se ponen a charlar. 

—¿No te parece extraño que el Nómada esté en la Torre?

—No, ¿por qué?

—Pues porque dicen que es el último Dredgen. 

—¿Qué es un Dredgen?

—¿En serio no sabes qué es un Dredgen? ¿Qué clase de guardián eres tú?

—Uno al que solo le importan las victorias en el Crisol; no presto atención a los chismorreos.

—Pero la historia de los Dredgen no son chismorreos. Escucha, se dice que eran guardianes, como tú y como yo, que luchaban contra la Oscuridad con la Luz del viajero, pero no solo con la Luz…

—¿Qué más usaban?

—También sabían usar la Oscuridad.

—¡¿Qué dices?! Quien juega con la Oscuridad se corrompe. Han habido muchos casos y esos sí que los conozco. 

—Pues los Dredgen eran capaces de usar la Oscuridad para luchar contra ella misma sin corromperse. 

—No me lo creo. ¿Y dices que el Nómada hace eso?

—Sí, de hecho él aprendió a escuchar los susurros de la Oscuridad. Pero hay más…

—¿Más?

 —Lo más extraño es que un chico llamado Shin Malphur persiguió a todos los Dredgen y fue matándolos uno a uno. Como venganza por la destrucción de su aldea a manos de uno de ellos. 

—¿Y qué hay de extraño en eso?

—Espera, déjame contarte otra cosa antes. Resulta que los últimos Dredgen, encabezados por el Nómada, querían evolucionar y conseguir algo más poderoso que la Luz y fueron a explorar más allá del Sistema, pero empezaron a tener desavenencias y malos rollos entre ellos. Acabaron todos muertos. Menos el Nómada, claro… 

—¿Me estás diciendo que el Nómada acabó con ellos? 

—Eso no es lo importante. ¿No te parece extraño que esté aquí tan tranquilo, cuando Shin Malphur anda buscándolo para matarlo?

—Siendo el último Dredgen debería estar oculto. Tienes razón.

—A eso voy… Tengo una teoría.

—Y me la vas a contar, ¿verdad?

—¡Pues claro! Tú presta atención: creo que el Nómada no es el último Dredgen. 

—¿Ah, no? ¿Y quién es entonces el tipejo ese del Gambito?

—Pues creo que es Shin Malphur haciéndose pasar por el último Dredgen. 

—Vaya… 

Les tocó el turno para entrar en la competición y ahí quedó su conversación. Hasta la próxima cola…


Pedro, un buen amigo virtual, se ha comprado un calendario del 2020 de Destiny (el videojuego al que dedicamos parte de nuestro tiempo) y me ha retado a escribir un relato inspirándome en cada personaje que aparece en dicho calendario. El mes de septiembre trae una imagen del Nómada y esta es la foto que Pedro me mandó el día 1:

Lídia Castro Navàs

Escalofrío

Entonces, irrumpió Eris lanzando una manzana en medio del banquete. Pero no era una cualquiera, sino una de oro, procedente del jardín de las Hespérides… Una manzana prohibida que propiciaría el inicio de una guerra. En ese momento Helena, ajena a cuanto acontecía a centenares de kilómetros, sintió un escalofrío.

(50 palabras sin contar el título)


Esta es mi participación al reto “Emociones en 50 palabras” del blog de Sadire Lleire.

reto sadire

Lídia Castro Navàs

Escribir Jugando (septiembre)

¡Empezamos de nuevo! Antes de participar consulta las bases y los retos anteriores.


Reto-Septiembre

  1. Crea un microrrelato o poesía (máx. 100 palabras) inspirándote en la carta.
  2. En tu creación debe aparecer el objeto del dado: cofre/tesoro

Reto Opcional:

Que aparezca algo relacionado con la cinta adhesiva: la palabra, año de creación, creador… lo que sea que te inspire de la siguiente tarjeta.


¿Juegas?

La verdad de Fikrul

Fikrul, el Fanático. Imagen sacada de la red

Fikrul me hizo llamar y, de repente, me sentí muy inquieto, pues una nueva guerra se estaba fraguando. 

—¿Me hiciste llamar, señor? 

—Sí, reúne a tu ejército de devastadores y manteneos alerta; en cualquier momento puedo requerir vuestras lámparas de fuego. 

—No es ningún problema, las tenemos engrasadas y listas para hacerlas girar.

—Bien, bien. Me alegra oír eso. 

—¿Contra qué nos enfrentaremos esta vez?

—La Araña; ese insecto inmundo se ha vendido, aliándose con los guardianes.

—Están rabiosos por la muerte de ese vergonzoso cazador.

—Sí, fue una jugada maestra por parte de Uldren matarlo con su propia arma. 

—Pero me atrevo a preguntar… ¿por qué tiene tanto interés en esta costa?

—Esta tierra solo es nuestro puente hasta la ciudad onírica, donde se esconden el resto de esos insomnes a los que el propio Uldren ha traicionado. Ese es mi objetivo real.

Interrumpió en la sala el jefe de los merodeadores. 

—¿Y esos modales? ¿Es que los demonios como tú no saben llamar?

—Lo siento —dijo sosteniendo en alto su pequeño escudo circular—. Es importante.

—¿De qué se trata?

—Es Kaniks… ha muerto a manos de los guardianes. 

—¡Maldición!

—Petra Venj y la Araña les están ayudando. 

—Lo sé. Hay que pararles los pies. 

—Se han propuesto acabar con todos los barones repudiados, mi señor. Se dice que ahora intentan ir a por Pirrha —dijo justo antes de desaparecer por la puerta y dejando a Fikrul pensativo.

—¿Es seguro confiar en Uldren? —intervine yo—. No podemos olvidar que es un insomne, como Petra. De hecho, ella es la más fiel sirviente de la reina y hermana de Uldren. 

—Uldren ya no es un insomne y, además, me salvó la vida.

—No lo sabía…

—Pues creo que es momento de que sepas cómo nací dos veces gracias a él. 

“En algún momento después de la Guerra de los Poseídos, el príncipe Uldren fue corrompido por la Oscuridad y empezó a trabajar para la Casa de los Reyes. Yo había huído del presidio de los ancianos y estaba muy malherido. Él me descubrió cuando apenas me quedaba un hilo de vida; estaba ya a las puertas de la muerte y quiso ayudarme. Usó a Riven, la ahamkara cumpledeseos, no solo para salvarme, sino que al hacerlo, transfirió parte de su Oscuridad a mi Éter Oscuro, convirtiéndome en el primero de los repudiados”.

—Y, ahora que ya sabes la verdad, no vuelvas a desconfiar de Uldren en mi presencia, escoria maldita. 

Salí de allí como una exhalación y sin mirar atrás. Aún me pregunto cómo me atreví a plantearle eso al Fanático, al barón de los barones, al ser más Oscuro de todos los que ha albergado la Oscuridad…

Antes de llegar a la puerta, sentí en mi espalda el dulce y cálido reguero de la muerte; su cuchillo me había alcanzado. 


Pedro, un buen amigo virtual, se ha comprado un calendario del 2020 de Destiny (el videojuego al que dedicamos parte de nuestro tiempo) y me ha retado a escribir un relato inspirándome en cada personaje que aparece en dicho calendario. El mes de agosto trae una imagen de un devastador repudiado y esta es la foto que Pedro me mandó el día 1:

Lídia Castro Navàs

logo 2

EJ: Optimvs mensi

Escribir jugando banner II

El día 28 publiqué todas las creaciones presentadas al reto de Escribir Jugando del mes de julio.

El calor es acuciante y pide a gritos sombra y remojo (como decía mi abuelo). Haz caso, busca la sobra e hidrátate bien por dentro y por fuera; nada mejor que una piscina o la cercanía a la playa. A malas, siempre podemos optar por una manguera jeje

La mención especial de este mes es para un microrrelato que me sorprendió por su temática, por diferente e inesperada en una carta que es de apariencia infantil, el autor de este micro fue capaz de reconvertir un mito de la antigua Mesopotamia y mezclarlo con los elementos del reto y crear algo muy, muy sensual. Me refiero a: “La torre de la Diosa Dragón” por R. R. Insomne.

¡Me encantó! ¡Gracias! 😀

Ha llegado el momento de desvelar el Optimvs mensi del mes de julio y es para…

Drumroll

…por crear una historia que nos transporta a los veranos que pasábamos en el campo, entre tiendas de campaña y toques de queda: los campamentos. Pero estos son especiales y me sorprendió su temática. Por todo ello y mucho más el ganador del Optimvs mensi de este mes es para: “Campamento de verano” por Ratonet.

CAMPAMENTO DE VERANO

Los padres de Jorge le había apuntando a un campamento de verano un tanto especial. Era un campamento de imaginación. Pero tenía que pasar una prueba especial para poder entrar. El director del campamento le entregó una torre de ajedrez y le dijo que tenía que crear una historia sobre ella.

– Debe usted saber, señor director, -comenzó Jorge- que esta torre es el último recuerdo que queda de una torre mayor donde yo mismo me enfrenté con Drax, su dragón guardián. Fue una lucha sin cuartel en donde mi vida…

– ¡Admitido!

RATONET

¡Enhorabuena! Aquí tienes tu galardón, puedes lucirlo en tu blog a modo de widget si lo deseas y enlazar esta entrada para que todo el mundo vea tu bella creación junto con el premio.

Os espero muy pronto en el reto: Escribir Jugando 🙂

Lídia Castro Navàs