Eros y Psique

¿Estarías dispuesto/a a superar unas prueba inhumanas por amor, aun sabiendo que ese amor te ha abandonado como forma de castigo?

Yo no lo haría, pero si quieres saber por qué lo hizo Psique, ven y te lo cuento 👇

Más vídeos en Mitologías.

Lídia Castro Navàs

Ártemis y Orión

star-2991374_1920

Se tumbó a su lado en lo alto del cobertizo a contemplar el cielo nocturno. Él señaló una constelación y le explicó la historia de amor, de fatídico final, que escondía esa agrupación de estrellas. Al terminar el mito de Ártemis y Orión, dejó caer el brazo y sus manos se tocaron; sintió una corriente eléctrica que ascendió por su extremidad y se expandió en su pecho. Esa fue la primera vez que creyó en la magia.

@lidiacastro79

¿Te interesa saber el mito de Ártemis y Orión? Pues no te vayas todavía, que te lo explico.

Todo sucedió cuando Ártemis, diosa griega de la caza, se enamoró de Orión, un gigante cazador. El problema fue que a Apolo, el hermano gemelo de Ártemis, no le gustaba Orión para su hermana, así que planeo cómo romper ese enamoramiento.

Por todos era conocida la competitividad de Ártemis, a quien le encantaban los retos y desafíos. Ella era muy buena con su arco y su hermano aprovechó esa baza. Cierto día, la retó a disparar un punto en el horizonte que apenas se veía; Apolo aseguró que no podría dar en el blanco. Ella, no solo aceptó el reto, sino que consiguió darle al objetivo y derribarlo, con tan mala fortuna, que el blanco no era otro que Orión. Apolo se había salido con la suya.

Fue tal el desconsuelo de la diosa, que pidió a Zeus que convirtiera a Orión en una constelación y así lo hizo. Desde entonces, Ártemis se consuela viendo a su amado en el cielo todas las noches.

FIN

Espero que te haya gustado esta mini clase de mitología gentileza de la profe Lídia 😉

Creative Commons License

Mis historias y otros devaneos by Lídia Castro Navàs is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivatives 4.0 International License.

 

Así salvé mi alma 

El edificio dedicado a Dios ya estaba terminado. Cada piedra, cada gárgola, cada arco ojival y cada ventana polilobulada había sido construida con mis propias manos. Lo que nadie sabía es que había hecho un trato con el mismísimo diablo, quien, a cambio de la construcción de la iglesia, me había exigido poseer el alma del primer ser que traspasara el umbral del sacro lugar. Pero fui más listo que el diablo e hice entrar a un lobo en la iglesia antes que yo; así salvé mi alma.

@lidiacastro79

 

Creative Commons License
Mis historias y otros devaneos by Lídia Castro Navàs is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivatives 4.0 International License.