Kandra

Desde hacía milenios las personas habían creado una divinidad relacionada con la luna. Pero el secreto que escondía entre sus cráteres seguía sin ser descubierto. Allí habitaba Kandra, la última moradora lunar. Sus ojos de color platino brillaban con intensidad, igual que sus largos cabellos. Ella era la que controlaba los ciclos y cambios del astro nocturno, que tanto afectaban a mareas, cosechas, fertilidad… Pero se había quedado sola y eso supondría el fin de su especie. Lo que la humanidad no sabían es que morirían con ella.


Otra de mis tríadas: Ilustración + microrrelato + música. Recomiendo disfrutar todo a la vez. Espero que te guste.

Lídia Castro Navàs

¿Mérito?

Giuseppe no salía de su laboratorio desde sus años de estudiante en la universidad. Día y noche investigando le habían costado la juventud y la posibilidad de formar una familia. Pero lo único que él deseaba era constar en los anales de historia, siendo el inventor de algo importante para la humanidad a nivel mundial. Lo que jamás pensó era que ese día llegaría solo por ver caer una piedra del cielo. Había sido una casualidad que esa noche se quedara en vela esperando unas reacciones químicas y viera el destello en el cielo. ¿Qué mérito tenía eso?


Esta es mi propuesta para Escribir Jugando de mayo, un microrrelato de 95 palabras (sin contar el título), basado en el desafío. Descúbrelo.

¡Te invito a participar!

Puedes consultar las bases aquí:

¿Te interesan los juegos de mesa que te ayuden a mejorar tu escritura? 

Te aconsejo unos cuantos. Echa un vistazo en el siguiente enlace:

Lídia Castro Navàs

El último encargo

Artista: Sabin

Durante la noche había sesgado la vida de ese miserable con el filo de su espada. Él había sobrevivido, aunque había jurado que daría la vida por cumplir su último encargo. Le prometieron la libertad después de eso, así que no regresó, solo mandó a su ave rapaz con la prueba del trabajo hecho. Bastaría con la cinta blanca con la decoraba la armadura su contrincante.


Otra de mis tríadas: Ilustración + microrrelato + música. Recomiendo disfrutar todo a la vez. Espero que te guste.

Lídia Castro Navàs

El sueño de Rufus

Rufus era un potro de granja. De bien pequeño le enseñaron a llevar arneses y a tirar de aperos más pesados que su propio cuerpo. El pelaje blanco, con el que vino al mundo, pronto se tornó marrón por el polvo, y el brillo de sus ojos solo se encendía cuando el cielo adquiría la tonalidad del lapislázuli y veía a las luciérnagas pulular por la ciénaga. Entonces se imaginaba que lucía un precioso cuerno postizo y, en vez de alforjas, unas mantas bordadas cubrían su lomo. Su sueño era ser artista, pero no sabía cómo alcanzarlo.


Esta es mi propuesta para Escribir Jugando de abril, un microrrelato de 97 palabras (sin contar el título), basado en el desafío. Descúbrelo.

¡Te invito a participar!

Puedes consultar las bases aquí:

¿Te interesan los juegos de mesa que te ayuden a mejorar tu escritura? 

Te aconsejo unos cuantos. Echa un vistazo en el siguiente enlace:

Lídia Castro Navàs

Las tres reliquias

Artista: tellest.com

La cera de la vela empezó a gotear encima del escritorio cuando se dio cuenta de que no eran dos sino tres las reliquias que necesitaba. El medallón era a su vez un mapa que lo llevaría hasta el templo, el cuerno contenía un elixir que le salvaría la vida una vez. Le faltaba un objeto, el que le abriría las puertas del Sancta Sanctorum, ¿pero qué sería esta vez? Una llave era demasiado evidente…


Otra de mis tríadas: Ilustración + microrrelato + música. Recomiendo disfrutar todo a la vez. Espero que te guste.

Lídia Castro Navàs

La batalla de Harzhorn

Colina de Harzhorn (baja Sajonia, Alemania). Año 235 antes de la llegada de nuestro Señor Jesucristo. Las legiones romanas se iban expandiendo por la zona a gran velocidad, pero lo que no sabían es que encontrarían el paso sellado por las tropas germanas. Fue ahí cuando los romanos desplegaron su armamento más pesado: las catapultas, que lanzaban bolas de fuego y…

Joseph era un historiador en paro que perdía su tiempo bebiendo mientras recreaba en su mente las grandes batallas de la historia.


Esta es mi propuesta para Escribir Jugando de marzo, un microrrelato de 82 palabras (sin contar el título), basado en el desafío. Descúbrelo.

¡Te invito a participar!

Puedes consultar las bases aquí:

¿Te interesan los juegos de mesa que te ayuden a mejorar tu escritura? 

Te aconsejo unos cuantos. Echa un vistazo en el siguiente enlace:

Lídia Castro Navàs

El infortunio

Artista: Skvor

Lo único que pude recuperar de la explosión de mi laboratorio fue ese frasco cuyo contenido no recordaba. Temí que fuera la esencia que atraía a los dragones rojos, pero confié en que el infortunio no me golpeara dos veces el mismo día.


Otra de mis tríadas: Ilustración + microrrelato + música. Recomiendo disfrutar todo a la vez. Espero que te guste.

Lídia Castro Navàs

Teorías conspiratorias

Era una persona apasionada por el arte y la historia. Su mente inquieta le planteaba siempre la misma duda sobre la construcción de las grandes obras arquitectónicas de la historia: ¿Habían participado seres extraterrestres en ellas? Tal y como atestiguaban algunas de las teorías conspiratorias. ¿O quizás eran gigantes? Ella no tenía forma de descubrir la verdad y le aterraba la sola idea de que seres de ese tipo habitasen cerca. Prefería seguir pensando que la tecnología humana había avanzado lo suficiente como para permitir tales obras. 


Esta es mi propuesta para Escribir jugando de febrero, un microrrelato de 87 palabras (sin contar el título), basado en el desafío. Descúbrelo.

¡Te invito a participar!

Puedes consultar las bases aquí:

¿Te interesan los juegos de mesa que te ayuden a mejorar tu escritura? 

Te aconsejo unos cuantos. Echa un vistazo en el siguiente enlace:

Lídia Castro Navàs

Conexión totémica

Artista: Desconocido

El dragón rojo lo acompañaba. Lo llevaba tatuado no solo en sus brazos, sino también su alma. Era su tótem, su fuerza, su guía y su luz. Pero debía entrenar para mantener la conexión con él. Ya lo olvidó una vez y no quería volver a pasar por ello. Sin él, perdía sus dones y recuperarlo le llevó años de desorientación y sufrimiento. Era por eso que mantenía una pauta que alternaba el entrenamiento físico y la meditación.


Otra de mis tríadas: Ilustración + microrrelato + música. Recomiendo disfrutar todo a la vez. Espero que te guste.

Lídia Castro Navàs

Bálsamo de esperanza

Ese invierno se presentó cruel y despiadado. En la aldea escaseaban los materiales, como la madera y las piedras, imprescindibles para reconstruir las cabañas derruidas en el último ataque de los enemigos. Cuando ya no creían que nada pudiera salvarlos, apareció la maga de la lechuza. Ella trajo un nuevo material de construcción: el ladrillo. Significó no solo la supervivencia de los aldeanos, sino que fue un bálsamo de esperanza para todos.


Esta es mi propuesta para Escribir jugando de enero, un microrrelato de 72 palabras (sin contar el título), basado en el desafío. Descúbrelo.

¡Te invito a participar!

Puedes consultar las bases aquí:

¿Te interesan los juegos de mesa que te ayuden a mejorar tu escritura? 

Te aconsejo unos cuantos. Echa un vistazo en el siguiente enlace:

Lídia Castro Navàs