Accidente en la playa

ambulance-2214593_1920

Pixabay

—Accidentada en la playa: mujer, de cuarenta años, con torcedura en un pie y mano muy inflamada, posiblemente rota —anuncia un sanitario entrando en la sala de urgencias.

—Yo me encargo, no te preocupes —responde una enfermera—. ¿Cómo ha ocurrido? 

—Estaba haciendo… deporte —contesta dubitativa la paciente.

—Hay que tener cuidado con… ¿qué deporte practicas?

—Yoga —dice cubriéndose el rostro con vergüenza. 

—Mmm.


Esta es mi propuesta para el Reto 5 Líneas del blog de Adella Brac; en el que ya he conseguido la medalla de plata 😀

plata-reto-5-lineas-adella-brac-2019logo-reto-de-escritura-5-lineas

Lídia Castro Navàs

cropped-logo-2.png

Anuncios

Azul

img_20190620_082353.jpg

—El silencio, el agua azul, el calor del sol… ¡Esto es el paraíso!

—Sabes que el agua en realidad no es azul, ¿verdad? 

—¿Qué?

—El agua es transparente y en ella se refleja el color del cielo. 

—¡¿Puedes dejar de dar clases, desconectar y disfrutar de las vacaciones?!

(45 palabras sin contar el título)


Esta es mi participación al reto “Emociones en 50 palabras” del mes de julio, del blog de Sadire Lleire.

emociones-en-50-palabras

Lídia Castro Navàs

logo 2

Último escenario

milky-way-967969_1920

Pixabay

Fui conducido hasta el interior de una cueva que me pareció muy profunda. Llevaba los ojos tapados, así que solo podía escuchar el ruido del mar chocando contra las rocas. Cuando paramos nuestro avance, me quitaron la venda, pero no soltaron el amarre de mis manos. Justo delante mío se encontraba el sacerdote que oficiaría el sacrificio ritual en honor a los dioses. Alcé la mirada y vi que mi último escenario era un impresionante cenote bañado únicamente por la luz de las estrellas.


Esta es mi propuesta para el Reto de 5 Líneas del blog de Adella Brac. logo-reto-de-escritura-5-lineas

Lídia Castro Navàs

cropped-logo-2.png

Borbotear

1846142_s2743117223808775535

Los primeros rayos del día habían roto con la oscuridad imperante. Los calderos empezaban a borbotear sobre la hoguera recién encendida. A lo lejos oí los cascos de los caballos golpeando el suelo. Ya se aproximaban… Esperaba que la noche de caza hubiera sido fructífera, estaba cansada de gachas.

(49 palabras sin contar el título)


Esta es mi participación al reto “Emociones en 50 palabras” del mes de mayo, del blog de Sadire Lleire.

emociones-en-50-palabras

Lídia Castro Navàs

logo 2

Pensamientos entre vapor

mujer-trabajando

El sudor recorre mi espalda y empapa mi nuca. Me entristece pensar que jamás llevaré el vestido que estoy tejiendo, me conformaré con plancharlo, para que la señora que lo compre lo luzca en alguna cena de gala; mientras yo seguiré girando el torno de esta infernal máquina… ¡Maldito vapor!

(50 palabras sin contar el título)


Esta es mi participación al reto “Emociones en 50 palabras” del mes de mayo, del blog de Sadire Lleire.

emociones-en-50-palabras

Lídia Castro Navàs

logo 2

Cambio de vida

tree-3063715_1280

Pixabay

Una sensación muy agradable recorrió mi espinazo cuando ella me acarició. Había tenido que aguantar que me gritaran, que me pegaran, que me humillaran… los malos tratos habían formado parte de mi vida. Pero, en cuanto llegó ella, todo cambió. Me miró con sus ojos llenos de amor y me estrechó entre sus brazos; sentí que volvía a casa, a mi hogar. Ella me salvó… me adoptó y hoy caliento su regazo con mi cuerpo peludo.


Esta es mi participación para el Reto 5 líneas del blog de Adella Brac.

logo-5L-pral

Dedicado a mi nuevo compañero peludo 🙂

WhatsApp Image 2019-03-08 at 11.10.28

Lídia Castro Navàs

cropped-logo-2.png

 

La bruja del bosque de Nitt

¿Quieres bailar?

Eso es lo que susurraba la bruja y lo que repetían sus víctimas antes de morir.

La bruja de Nitt no era tal; se trataba de un espíritu errante, de un alma maldita a causa de un desamor. Su pecado: enamorarse de la persona equivocada; su castigo: una vida eterna de tormento con el dolor del rechazo. Por eso vagaba con su vestido de gala, invitando a aquellos que se atrevían a entrar en el bosque a bailar. Rechazada una y mil veces, los condenaba a una muerte temprana por despecho y les quitaba la capacidad de razonar; convertidos en meros animales que solo podían repetir sus palabras: ¿quieres bailar?

Hasta que llegué yo y acepté su invitación, liberándola de su maldición y dejando que su alma descansara por fin en paz.


Esta es mi participación para el Reto “Lo que ves es lo que lees” del blog de Jessica Galera Andreu. 

¡Te animo a participar! 👇

banner reto

Lídia Castro Navàs

cropped-logo-2.png

La llamada

phone-2127_640

Foto: Pixabay

—En estos momentos todos nuestros operadores están ocupados. Deje su mensaje y ya le atenderemos.

Piiiiiiiip

Llamo para poner una queja: no estoy satisfecha con el producto que adquirí. Me aseguraron que perdería peso y me sentiría mejor, pero no ha sido así. No es necesario que me devuelvan el dinero, pero vengan a recoger al hurón que se ha adueñado de mi despensa y no me deja coger ni un trozo de pan.


Mi participación para el Reto 5 líneas del blog de Adella Brac, en el que ostento la medalla de plata:

reto5lineas-plata-2018

Lídia Castro Navàs 

cropped-logo-2.png

El cursor

El cursor parpadeaba en la pantalla en blanco acompasado por el tic-tac del reloj que se escuchaba de fondo. Una idea difusa apareció en mi mente. Pero ni siquiera era buena, solo una más de tantas. Aunque le podía añadir ese protagonista de personalidad arrolladora, y quizás ese contexto enigmático que me atraía. ¿Y si introducía ese objeto mágico para empezar la historia? Tal vez el protagonista podría encontrarlo, emprender un viaje, superar adversidades y, entonces, al final…


David Generoso, en su grupo de Facebook, nos mostraba este dibujo del proceso creativo hecho por William Cho. Para mí el proceso creativo es algo como lo que muestro en el micro de arriba:

44613895_2199513900262049_8566431444329562112_o

Lídia Castro Navàs

logo 2

Mi receta

ingredients-498199_1920

Foto: Pixabay

Primero, necesitas una buena dosis de imaginación, luego añades una pizca de paciencia, una cucharada de ilusión, un puñado de tiempo y, finalmente, un toque de tu propia esencia. Mientras lo mezclas no olvides el aspecto final. Cuando ya esté todo hecho, solo faltará la opinión de los catadores, que son de paladar exquisito, pero siempre dispuestos a probar tus letras.

Y esta es mi receta para escribir.


Con este micro participo en el Reto 5 líneas del blog de Adella Brac.

Lídia Castro Navàs

logo 2