Por más…

foto insta

Palacio Imperial (Tokio, 08/2019). Foto propia.

Por más experiencias de las que enriquecen el alma,

Por más vivencias para liberar memorias,

Por más viajes vitales,

de los que te remueven antes, durante y después,

Por más paisajes que nos hacen de reflejo de nuestro ser

y nos ayudan a crecer, a desaprender y a volver aprender.

Gracias a la vida por permitirme eso.


En un día especial, una poesía especial ❤

 

Lídia Castro Navàs

cropped-logo-2.png

Alma de cristal

alma cristal

Palacio de Cristal (Madrid). Foto propia

Gracias por ser mi refugio,

cuando llueve en mi alma;

Gracias por ser mi sustento,

cuando mis pasos no avanzan;

Gracias por aliviar mi tristeza,

Cuando no encuentro la calma.

Gracias por ofrecerme tu luz,

cuando la mía se apaga.

Gracias, gracias, gracias…

Lídia Castro Navàs

cropped-logo-2.png

Transformación

okunoin

Cementerio de Okunoin (Japón).

Bienvenido invierno de la vida,

ese que arrebatas el frío de nuestros corazones

y también el calor.

Ya nada se siente,

ya nada importa,

todo es ahora energía en transformación

sobre este manto orgánico

al que nos aferramos.

Gran belleza invisible para el que respira,

solo aquel que ha visto el sombrío final

es capaz de captarla.

Y allí mora: vibrando en los árboles,

susurrando en la brisa…

Hasta su transformación completa 🖤🍃💫

 

Lídia Castro Navàs

cropped-logo-2.png

No me duelen las lágrimas perdidas

Desesperación

Collage hecho por mí con Canva. 

A veces vuelven a asomar las náuseas por mis ojos

y la amenaza del vómito me deja sin respiración.

No me duelen las lágrimas perdidas.

 

Siento esa sensación en el pecho, de encogimiento;

un agujero negro que crece veloz y sin descanso, inevitable.

No me duelen las lágrimas perdidas.

 

Me asaltan los pensamientos recurrentes

que apagan toda esperanza y oscurecen mi luz.

No me duelen las lágrimas perdidas.

 

Lo que me duele es el tiempo…

el tiempo perdido anhelando una ausencia.

 

Lídia Castro Navàs

logo 2

 

Cada noche…

woman-2714174_1920

Pixabay

Cada noche sueño que

recibo millones de susurros.

Susurros cargados de cariño,

de anhelo,  de complicidad…

Cada noche sueño que

recibo millones de caricias.

Caricias cargadas de afecto,

de pasión, de dulzura…

Cada noche sueño que

recibo millones de besos.

Besos cargados de amor,

de deseo, de ternura…

Cada noche sueño…

cada noche sueño contigo.

 

Lídia Castro Navàs

logo 2


Entrada para participar en el Reto 5 líneas del blog de Adella Brac.

logo-reto-de-escritura-5-lineas

 

No somos tan diferentes

barbed-wire-1269430_1920

Actúan como anestesiados al cumplir una orden, para no sentir, para no empatizar; igual que yo.

No somos tan diferentes…

Sus ojos se entrecierran y fruncen el ceño cuando los rayos del sol les dan de frente; igual que a mí.

No somos tan diferentes…

Sus cuerpos duelen y sangran si se hieren; igual que el mío. Y su sangre es viscosa y roja; como la mía.

No somos tan diferentes…

Es el mismo cielo el que admiran desde la ventana de sus casas y el que yo veo desde la grieta de mi barracón. Son las mismas estrellas a las que nos dirigimos para pedir un deseo.

No somos tan diferentes… 

 

En el Día Internacional de Conmemoración en Memoria de las Víctimas del Holocausto.

 

Lídia Castro Navàs

logo 2

 

 

Corazón

Copia de tumblr_ootovhc42a1vkq9sto1_400

Tengo el corazón en el pecho,

encerrado entre las costillas.

Late y late sin parar…

Yo me pierdo en el sonido

de una música que no escucho,

no veo, no toco,

pero siento dentro de mí, dentro de mi mente.

***

Una suave brisa roza mi rostro,

una fina lluvia moja mi pelo,

y, entonces, veo tu luz;

me ilumina y una grata sensación

libera a mi corazón de su prisión.

Solo entonces, la música se hace visible,

la ilusión posible y el amor palpable.

 

(Poesía que escribí en enero de 1997)

Lídia Castro Navàs

logo 2

Alrededor de una mesa

WhatsApp Image 2018-11-03 at 18.52.48

Compartir viandas, conversación, risas y recuerdos…

silencios, miradas perdidas y emociones.

Luego dulces y bebidas, más charla y

sonrisas mezcladas con suspiros de satisfacción.

Sentir la calidez en el estómago y en el alma.

 

Lo que pasa alrededor de una mesa es todo esto y mucho más.

 

Lídia Castro Navàs

cropped-logo-2.png