Indigestión

christmas-dinner-1003539_1920

Foto: pixabay retocada

Después de la medianoche del día 24/12 me fui a urgencias:

—¿Qué le pasa? —me preguntó el doctor preparado para tomar nota.

—Siento una sensación rara en el pecho.

—¿Añado algún otro síntoma: dolor de cabeza, barriga…?

—Bueno, la barriga la tengo llena, claro.

—¿Qué ha cenado?

—Un poco de hummus casero. Luego, un plato de sopa con caldo también casero y salmón con la salsa tártara de mi abuela. De postre, un mousse de turrón hecho en casa.

—Ha comido usted demasiado amor.

—¿Cómo?

—¿No sabía que la comida casera contiene mucho amor? Tome algo agrio y que su familia no le hable durante un par de horas. 


Mi participación para el Reto 5 líneas de blog de Adella Brac.

He ganado la medalla de oro por mi participación durante el 2018. Gracias, Adella; tu reto es toda una inspiración para mí 🙂

reto5lineas-oro-2018

Lídia Castro Navàs

logo 2

Anuncios

Manos y corazón

Sus manos han soportado el calor hasta llegar a ser insensibles; han aguantado la humedad, hasta volverse casi impermeables. Han cortado y han sido cortadas; han golpeado y han sido golpeadas. Han acariciado, mimado, enriquecido y servido hasta quedarse vacías y, a la vez, llenas de satisfacción.

Su corazón acompasa cada uno de sus pasos. Ha latido fuerte, se ha enrabiado, angustiado y emocionado en cada evento preparado. Presente siempre en sus sonrisas, en el fondo de sus ojos y en cada pellizco, cucharada, pizca o puñado.

Manos y corazón, estas son las dos herramientas que mi madre ha hecho servir cada día dedicado a su pasión: la cocina.

Fotos: Montse Si


Este texto lo he escrito especialmente dedicado a mi madre, quien lleva casi toda su vida dedicada a la cocina; un trabajo sacrificado y no siempre agradecido. Con estas palabras quiero agradecerle que me haya transmitido esa pasión por lo que una persona hace.

La versión original la escribí en catalán; la dejo a continuación:

MANS I COR

Les seves mans han suportat l’escalfor fins arribar a ser insensibles; han aguantat la humitat, fins tornar-se quasi impermeables. Han tallat i han estat tallades; han colpejat i han estat colpejades. Han acariciat, mimat, enriquit i servit fins quedar-se buides i, a la vegada, plenes de satisfacció.

El seu cor acompassa cadascuna de les seves passes. Ha bategat fort, s’ha enrabiat, angoixat i emocionat en cada event preparat. Present sempre en els seus somriures, en el fons dels seus ulls i en cada pessic, cullerada, polsim o grapat.

Mans i cor, aquestes són les dues eines que la meva mare ha fet servir cada dia dedicat a la seva passió: la cuina.

IMG_20181231_152225

Foto propia

Lídia Castro Navàs

logo 2

 

Una Navidad diferente

winter-1828779_1920

Foto: Pixabay

Era la primera Navidad que no pasaba en casa. Éramos solo: mi coche, mi cadena de radio preferida y yo. Nos esperaba un largo viaje hasta ese refugio en la montaña donde hallaría la paz y la calma necesarias para escribir. Jamás imaginé que la inspiración me alcanzase antes de llegar a mi destino; cuando mi coche me dejó tirada en medio de una tormenta de nieve. Ahí fue donde nació mi novela: “Ventisca”.

Mi participación para el Reto 5 líneas del blog de Adella Brac.

 

Lídia Castro Navàs

logo 2

La llamada

phone-2127_640

Foto: Pixabay

—En estos momentos todos nuestros operadores están ocupados. Deje su mensaje y ya le atenderemos.

Piiiiiiiip

Llamo para poner una queja: no estoy satisfecha con el producto que adquirí. Me aseguraron que perdería peso y me sentiría mejor, pero no ha sido así. No es necesario que me devuelvan el dinero, pero vengan a recoger al hurón que se ha adueñado de mi despensa y no me deja coger ni un trozo de pan.


Mi participación para el Reto 5 líneas del blog de Adella Brac, en el que ostento la medalla de plata:

reto5lineas-plata-2018

Lídia Castro Navàs 

cropped-logo-2.png

El cursor

El cursor parpadeaba en la pantalla en blanco acompasado por el tic-tac del reloj que se escuchaba de fondo. Una idea difusa apareció en mi mente. Pero ni siquiera era buena, solo una más de tantas. Aunque le podía añadir ese protagonista de personalidad arrolladora, y quizás ese contexto enigmático que me atraía. ¿Y si introducía ese objeto mágico para empezar la historia? Tal vez el protagonista podría encontrarlo, emprender un viaje, superar adversidades y, entonces, al final…


David Generoso, en su grupo de Facebook, nos mostraba este dibujo del proceso creativo hecho por William Cho. Para mí el proceso creativo es algo como lo que muestro en el micro de arriba:

44613895_2199513900262049_8566431444329562112_o

Lídia Castro Navàs

logo 2

Hipocondría

sunset-691848_1920

Foto: Pixabay

Hace días que no me encuentro bien: me palpita el corazón muy fuerte, me falta el aliento… He mirado referencias por internet y todo lo que salía era muy grave; sé que no debí hacerlo, pero la curiosidad me pudo. El único síntoma que no aparecía era esa sensación de mariposas en el estómago y el hecho de que todo me pasa cuando estoy contigo. Estoy preocupada…

Esta es mi participación en el Reto 5 líneas del blog de Adella Brac.

Lídia Castro Navàs

 

No me acostumbro

spirit-2304469_1920

Foto: Pixabay

Salí a la calle. Era un sábado por la mañana y lucía el sol, pero muchas sirenas sonaban al unísono. ¿Será un accidente?, me pregunté. No estaba segura.

Me dirigí al mercado. De repente, la voz de una mujer llegó a mis oídos:

—¡Se me escapa la vida, se me escapa la vida! —gritaba angustiada.

Pude captar su inquietud y la hice mía. Una profunda tristeza me embargó hasta provocarme el llanto; un llanto que intenté disimular con mis gafas de sol. Aceleré el paso con la respiración entrecortada y me alejé de allí. Estaba lleno de gente que se acercaba curiosa a mirar, violando la intimidad de un momento crítico. ¿Cómo podían estar ahí impasibles? No lo entendía…

Una mujer murió en la calle esa mañana. Ya estaba muerta cuando los sanitarios llegaron; ya estaba muerta cuando yo salí de mi casa.

Aún no me acostumbro a que los espíritus me hablen.

 

Lídia Castro Navàs

logo 2

Sin diccionario

books-2158737_1920

Foto: Pixabay

—¿Qué significa inflorescencia?

—No lo sé, búscalo en Google.

—Es que no me quedan datos y necesito saberlo.

—Espera, vamos a probar como lo hace la profe en clase, separando las partes de la palabra… el prefijo “in-” significa negación de la palabra que acompaña; “flores” son flores, ¡ya sabes! Y el sufijo “-encia” es para formar sustantivos de adjetivos o algo así, recuerdo que dio el ejemplo de “evidente – evidencia”.

—Entonces, ¿qué significa?

—Mmm… es evidente que no tengo ni puñetera idea. ¡¿Cómo lo consigue la profe?!

 


Mi participación para el #WrimoLMDE del día 17 con la palabra inflorescencia.

Lídia Castro Navàs

logo 2