Accidente en la playa

ambulance-2214593_1920

Pixabay

—Accidentada en la playa: mujer, de cuarenta años, con torcedura en un pie y mano muy inflamada, posiblemente rota —anuncia un sanitario entrando en la sala de urgencias.

—Yo me encargo, no te preocupes —responde una enfermera—. ¿Cómo ha ocurrido? 

—Estaba haciendo… deporte —contesta dubitativa la paciente.

—Hay que tener cuidado con… ¿qué deporte practicas?

—Yoga —dice cubriéndose el rostro con vergüenza. 

—Mmm.


Esta es mi propuesta para el Reto 5 Líneas del blog de Adella Brac; en el que ya he conseguido la medalla de plata 😀

plata-reto-5-lineas-adella-brac-2019logo-reto-de-escritura-5-lineas

Lídia Castro Navàs

cropped-logo-2.png

Anuncios

Azul

img_20190620_082353.jpg

—El silencio, el agua azul, el calor del sol… ¡Esto es el paraíso!

—Sabes que el agua en realidad no es azul, ¿verdad? 

—¿Qué?

—El agua es transparente y en ella se refleja el color del cielo. 

—¡¿Puedes dejar de dar clases, desconectar y disfrutar de las vacaciones?!

(45 palabras sin contar el título)


Esta es mi participación al reto “Emociones en 50 palabras” del mes de julio, del blog de Sadire Lleire.

emociones-en-50-palabras

Lídia Castro Navàs

logo 2

El marqués de Vapeur

Reto julio

(100 palabras sin contar el título)

Esta es mi propuesta para el reto Escribir jugando de julio. ¡Te invito a participar!

Este mes el reto es especial, pues Escribir jugando cumple un año de existencia y lo celebro con un sorteo y otras sorpresas. Entérate AQUÍ.

 

Lídia Castro Navàs

logo 2

 

Último escenario

milky-way-967969_1920

Pixabay

Fui conducido hasta el interior de una cueva que me pareció muy profunda. Llevaba los ojos tapados, así que solo podía escuchar el ruido del mar chocando contra las rocas. Cuando paramos nuestro avance, me quitaron la venda, pero no soltaron el amarre de mis manos. Justo delante mío se encontraba el sacerdote que oficiaría el sacrificio ritual en honor a los dioses. Alcé la mirada y vi que mi último escenario era un impresionante cenote bañado únicamente por la luz de las estrellas.


Esta es mi propuesta para el Reto de 5 Líneas del blog de Adella Brac. logo-reto-de-escritura-5-lineas

Lídia Castro Navàs

cropped-logo-2.png

Borbotear

1846142_s2743117223808775535

Los primeros rayos del día habían roto con la oscuridad imperante. Los calderos empezaban a borbotear sobre la hoguera recién encendida. A lo lejos oí los cascos de los caballos golpeando el suelo. Ya se aproximaban… Esperaba que la noche de caza hubiera sido fructífera, estaba cansada de gachas.

(49 palabras sin contar el título)


Esta es mi participación al reto “Emociones en 50 palabras” del mes de mayo, del blog de Sadire Lleire.

emociones-en-50-palabras

Lídia Castro Navàs

logo 2

Imprudencia

tree-1566215_1920

Pixabay (retocada)

El hueco del árbol me atrajo irremediablemente; sin ser consciente me deslicé y caí en un abismo sin fin lleno de barro, raíces y oscuridad. Al rato, percibí un punto de luz en la lejanía. Estaba segura de que todos mis huesos se quebrarían. Pero algo me frenó la caída: era un águila majestuosa que emitió un rugido en cuanto un nuevo paisaje se abrió ante nosotros. Volamos entre nubes de algodón y rayos de luz sin creer dónde me había llevado mi imprudencia: había descubierto un nuevo mundo.


Esta es mi propuesta para el Reto de 5 líneas del mes de mayo del blog de Adella Brac.

logo-reto-de-escritura-5-lineas

Lídia Castro Navàs

logo 2

El kokoro

reto jess

El kokoro, en aleación con el éter, se convierte en un poderoso elemento; el único capaz de cumplir con la sincronía que lleva a cabo Madame S’habiller, condesa de Trebi, cuando conjura su esfera que abre el campo cuántico. Necesita su esfera para ver el porvenir y teletransportarse, solo así funciona su don. Nadie más en el mundo puede hacerlo; solo ella. Pero el kokoro es un material muy sensible y difícil de conseguir. La gente ambiciona poseerlo, pero se convierte en una joya más para ellos, pues no le pueden dar uso. 

Sus secuaces le informaron que en el Stella viajaría un fragmento de kokoro y podría hacerse con él. Además, dado que en su trayecto pasaba por el tramo de éter, la condesa lo tenía todo pensado: subiría al tren, se dejaría ver en el vagón restaurante con sus mejores galas degustando la cena y se retiraría temprano a su vagón dormitorio para, supuestamente, pasar la noche. Pero, en realidad, aprovecharía para robar el kokoro y bajar del tren durante el paso por el tramo de éter sin ser vista.

Al llegar a la estación del fin de trayecto, ella volvería a estar en su vagón como si nada hubiera pasado, gracias al portal cuántico que habría abierto con ayuda de la aleación, pero el kokoro ya no estaría…

¡Era el plan perfecto! Ahora solo tenía que ponerlo en práctica.


Mi relato para participar en el reto “ImagenA” del blog de Jessica Galera.

imagenA

Lídia Castro Navàs

logo 2

Pensamientos entre vapor

mujer-trabajando

El sudor recorre mi espalda y empapa mi nuca. Me entristece pensar que jamás llevaré el vestido que estoy tejiendo, me conformaré con plancharlo, para que la señora que lo compre lo luzca en alguna cena de gala; mientras yo seguiré girando el torno de esta infernal máquina… ¡Maldito vapor!

(50 palabras sin contar el título)


Esta es mi participación al reto “Emociones en 50 palabras” del mes de mayo, del blog de Sadire Lleire.

emociones-en-50-palabras

Lídia Castro Navàs

logo 2