Acerca de Lídia Castro Navàs

Te espero en Mi Blog, espacio de mis historias y otros devaneos

Transformación

okunoin

Cementerio de Okunoin (Japón).

Bienvenido invierno de la vida,

ese que arrebatas el frío de nuestros corazones

y también el calor.

Ya nada se siente,

ya nada importa,

todo es ahora energía en transformación

sobre este manto orgánico

al que nos aferramos.

Gran belleza invisible para el que respira,

solo aquel que ha visto el sombrío final

es capaz de captarla.

Y allí mora: vibrando en los árboles,

susurrando en la brisa…

Hasta su transformación completa 🖤🍃💫

 

Lídia Castro Navàs

cropped-logo-2.png

Marvin

 

ludwig

Sonaban las campanas de la iglesia marcando mis pasos hacia la casa de los Ludwig. Hacía más de un siglo que estaba deshabitada y no conseguían venderla a causa de la maldición que se decía que pesaba sobre ella. 

Era mi primer caso desde que saliera de la facultad y empezara a trabajar en esa agencia de investigadores de lo paranormal. Mi jefe me había confiado el caso en solitario y yo no podía estar más entregada, pues resultaba que la maldición de los Ludwig era sobradamente conocida en todo el condado; eso me hacía ser consciente de la importante tarea que se me había asignado. 

Cuando sonó la última campana anunciando las nueve de la mañana, llegué hasta la verja de la propiedad. Fruncí el ceño al dirigir mi mirada dentro y ver el aspecto lúgubre y dejado de los alrededores. «¿Cómo quieren venderla en este estado?», me pregunté perpleja.

Empujé la verja y un chirrido acompañó su apertura. Las enredaderas habían anidado en las bisagras y me dificultaron la entrada, pero con un poco más de fuerza de lo habitual, pude con ella. 

Mientras me acercaba a la puerta principal del edificio, intuía el sendero de piedra del suelo que había sido invadido por las malas hierbas; la dejadez del lugar me dejó atónita, una vez más. Toqué al timbre y resonó en el caserón con un eco propio de una catedral. 

La puerta se entreabrió y una voz desde el interior me invitó a pasar. Era Marvin, con quien había hablado por teléfono. Su familia estuvo al servicio de los Ludwig antes de su desaparición. Él mismo me afirmó que tenía pruebas de lo que les había pasado. 

Nos sentamos en la mesa de lo que parecía un salón con paredes desconchadas y ventanas llenas de polvo y telarañas. Las sillas, que estaban cubiertas por sábanas blancas, eran mullidas y con respaldo alto. Aunque no pude apoyar la espalda pues la tensión del momento me lo impidió.

Marvin era la persona viva más cercana a los Ludwig, o la que yo había podido encontrar. Al hablar con él por teléfono me había asegurado que conocía todo lo ocurrido por un diario que su abuela había escrito mientras servía en casa de los Ludwig. Allí relataba muchas cosas. 

Nos habíamos citado en la casa, pues quería aprovechar la ocasión para visitar el lugar de los hechos y a la vez conocer el contenido de ese diario. 

Cuando ya estábamos sentados, me ofreció un café en un vaso de papel de usar y tirar que había comprado de camino. Le agradecí el detalle, aunque yo no bebía café. Por educación no lo rechacé, pero lo dejé enfriar sin siquiera probarlo. 

Saqué mi móvil y encendí la grabadora de voz, pero él me frenó. No quería que nada de lo que dijese saliera a la luz. Le comenté que no era periodista, pero que como investigadora, tarde o temprano, lo que iba a descubrir se sabría. 

Entonces se abalanzó sobre mí sin mediar palabra y me rodeó el cuello con sus manos. La presión que ejerció me dejó sin respiración y empecé a verlo todo borroso. No supe reaccionar, me cogió por sorpresa. 

Caí muerta, asfixiada.

Lo que pude ver a continuación, cuando mi alma se separó de mi cuerpo, fue lo que me reveló la verdad. Allí estaban los espíritus de toda la familia Ludwig; ellos me explicaron, ante mi atónita mirada, lo que les había pasado.  

Marvin me había mentido, ni siquiera se llamaba así, se trataba de John Chapman y era el exmilitar que estaba a cargo de la casa de los Ludwig. Arrastró mi cuerpo inerte hasta el sótano y allí lo arrojó a un foso. Luego lo cubrió de tierra y, finalmente, volvió a colocar los maderos que formaban parte del suelo. 

John no era una persona corriente, sino que se trataba de un demonio inmortal. Pero la familia no lo supo a tiempo. Igual que yo. Después de luchar en varias guerras y cansado de la vida de trincheras, se retiró de los campos de batalla y decidió probar suerte con una vida mundana. Entró a servir en casa de los Ludwig; al principio, todo fue bien, pero pronto empezó a echar de menos la sangre y la destrucción. El odio que atesoraba en su corazón iba creciendo día a día, hasta que no pudo frenarlo más y decidió matarlos a todos. Incluso a su mujer y a su propio hijo de tan solo cuatro años. Se deshizo de los cuerpos en la caldera de la casa y luego se marchó sin ser visto. 

He aquí el secreto de la maldición de los Ludwig, que desaparecieron de un día para otro sin dejar rastro. Ahora ya conocía el enigma, pero jamás podría contárselo a nadie. De hecho, mi desaparición al hacerme cargo del caso, acrecentó todavía más el misterio sin resolver. Y así seguiría por los siglos de los siglos. 


Esta es mi propuesta para el Desafío Literario del blog de Jessica Galera Andreu.

casa ludwig

Lídia Castro Navàs

logo 2

¡Abigail ya está aquí!

Ya es día 11/11 y son las 11:11 de la mañana. ¡Ya está a la venta mi nueva novela Abigail!

¿Cómo? ¿Qué no sabes de qué novela te estoy hablando? No me lo puedo creer… 😉 Presta atención y te lo explico.

Abigail es una novela histórica de corte romántico. Se contextualiza en la Inglaterra del siglo XIX y se trata de una historia de vida. Esta es la sinopsis:

Banner Sinopsis

La cubierta ha sido ilustrada por la artista Andrea Obregón:

recorte portada

La protagonista se llama Abigail (como el título indica) y la he definido a través del siguiente aesthetic:

Abigail Aesthetic

Además, aquí tienes el booktrailer que hice:

Creo que ahora ya sabes un poco más de la novela.

Está a la venta en Amazon y puedes adquirirla en dos versiones:

Si alguien quiere el libro firmado que me lo haga saber y se llevará un marcapáginas ilustrado de regalo 🙂

Banner Abigail

Lídia Castro Navàs

logo 2

La F

reto s

La F que adornaba su gorra simbolizaba todo lo que quería en ese momento en su vida: un Futuro; encontrar un trabajo de Físico, que es lo que había estudiado, y tener su propio piso, donde vivir con Firulais, su gato. En definitiva, construir aquello que lo haría realmente Feliz.

(50 palabras sin contar el título)


Esta es mi participación al reto “Emociones en 50 palabras” del blog de Sadire Lleire.

reto sadire

Lídia Castro Navàs

logo 2

Escribir jugando (noviembre)

Escribir jugando banner II

Antes de participar consulta las bases y los retos anteriores.


Reto – Noviembre

  • Crea un microrrelato o poesía (máx. 100 palabras) inspirándote en la carta.
  • En tu creación debe aparecer el objeto del dado: un rayo.

Reto noviembre

Reto opcional:

  • Que la historia contenga la palabra: lectura.

 

¿Juegas?

Mi propuesta saldrá publicada mañana 🙂

Lídia Castro Navàs

logo 2

EJ: Optimvs mensi

Escribir jugando banner II

El día 28 publiqué todas las creaciones presentadas al reto de Escribir Jugando del mes de octubre.

El otoño es tiempo de recogimiento, de cambio de coloración en la naturaleza, de lluvias, de días más cortos, de desempolvar las chaquetas… ¡y de inspiración! Se nota que el espíritu de esta estación os ha tocado por el resultado de vuestros relatos.

ShamelessBaggyAmericancrow

La mención especial este mes es doble (¡Sí, doble! Porque las reglas están para adaptarlas a las necesidades del usuario/a ¿o no? 😉 ).

  1. En primer lugar, tenemos un micro muy tierno, que nos muestra una relación abuela/nieta especial, incluso después de la muerte. Y entremezcla esa historia con una temática potente como es la libertad. Me refiero a “Nunca falla” por Luna Paniagua.
  2. En segundo lugar, destaco un micro que me sacó una sonrisa (una carcajada, más bien). Un relato lleno de sarcasmo y muy crítico con nuestro sistema político y que me sorprendió por su originalidad. Este es: “Pilar” por Carlos Moya.

¡Me encantaron! ¡Gracias por vuestra complicidad a los dos! 😀

Mención especial II

Ha llegado el momento de desvelar el Optimvs mensi del mes de octubre y es para…

Drumroll

…por crear un microrrelato que me tocó la fibra más sensible de mi ser, por mostrar a una protagonista cercana a mí y traspasar con ello los muros que existen entre la vida y la muerte. Por una historia emotiva y mágica el galardón es para: “Pilar” por Katherine.

Pilar

Por ser el día de su santo, Pilar tuvo permiso para asomarse a la ventanita de los sueños de su nieta, al llegar vislumbró un subconsciente lleno de melodías y diseños con una gran ventana de luz, y se sintió feliz, pero no pudo contener la emoción al ver que de lo que parecía una jaula salieron libres cientos de letras que su nieta había inspirado en escritores de todo el mundo a su nombre; estaba más viva que nunca.

Katherine

¡Enhorabuena! Aquí tienes tu galardón, puedes lucirlo en tu blog a modo de widget si lo deseas y enlazar esta entrada para que todo el mundo vea tu bella creación junto con el premio.

Optimvs mensi Octubre

Os espero muy pronto en el reto: Escribir Jugando 🙂

Lídia Castro Navàs

cropped-logo-2.png