Historias que inspiran: La bruja, la espada y la hija del herrero

¿Queréis leer la reseña que Paula hace de La bruja, la espada y la hija del herrero? Es impresionante. Ella ofrece cuatro razones para leerla, ¿coincidís con ella? 😉 De nuevo, gracias a Paula del blog Miss Spoiler por su interés y dedicación 😊

https://wp.me/p97uAO-r9

Anuncios

Las 13 rosas

1

Tapia del cementerio de La Almudena, Madrid. 

Las 13 rosas es el nombre colectivo que se le dio a un grupo de trece jóvenes, la mitad de ellas miembros de las Juventudes Socialistas Unificadas (JSU), fusiladas por el régimen franquista en Madrid, el 5 de agosto de 1939.

JSU

Cartilla de las JSU

Después de la Guerra Civil Española y de que los máximos dirigentes de PCE fueran exiliados, las JSU intentaron reorganizarse de forma clandestina. El nuevo secretario general fue José Pena, de 21 años.  

Un policía infiltrado, delató a José Pena, quien fue detenido y obligado, mediante torturas, a dar todos los nombres que conocía de su organización. Un total de 67 personas, entre las cuales había Las 13 rosas.

 

 

Sus edades estaban comprendidas entre los 18 y los 29 años cuando las detuvieron, las torturaron y las metieron en la cárcel de mujeres de Ventas, construida para 450 personas en la que se hacinaban unas 4000.

Carcel-de-Ventas-Curitas-Monjas-y-Presas

Cárcel de mujeres con las reclusas, vigilantas, curas y monjas.

 

La ejecuciones tuvieron lugar en la madrugada del 5 de agosto de 1939, junto a la tapia del cementerio de la Almudena de Madrid, a 2 km de la prisión de Las Ventas. Nueve de las jóvenes fusiladas eran menores, ya que la mayoría de edad estaba establecida en 21 años.

Estas eran “Las 13 rosas“:

Barrero Aguado Carmen

 

Carmen Barrero Aguado (20)

Trabajaba desde los 12 años, tras la muerte de su padre, para ayudar a mantener a su familia, que contaba con 8 hermanos más. Militante del PCE, tras la guerra, fue la responsable femenina del partido en Madrid. Fue detenida el 16 de mayo de 1939.

 

 

Martina Barroso García

 

Martina Barroso García (24)

Al acabar la guerra participó en la organización de las JSU de Chamartín. Iba al frente de la Ciudad Universitaria a buscar armas y municiones (que estaba prohibido). Se conservan algunas cartas que escribió a su novio y a su familia en la prisión.

 

 

 

Blanca brisac vazquez

 

Blanca Brisac Vázquez (29)

La mayor de las 13. Tenía un hijo. Católica y votante de derechas. Era pianista y fue detenida por relacionarse con un músico perteneciente al Partido Comunista. Escribió una carta a su hijo que le fue entregada por su familia (todos de derechas) 16 años después.

 

 

BUENO_IBAÑEZ_PILAR

 

 

Pilar Bueno Ibáñez (27)

Con la guerra se afilió al PCE y fue voluntaria en las casas-cuna (donde se recogía a huérfanos y a hijos de milicianos que iban al frente). Fue secretaria de organización del radio Norte. Al acabar la guerra se encargó de la reorganización del PCE.

 

julia conesa conesa

Julia Conesa Conesa (19)

De Oviedo. Vivía en Madrid con su madre y sus dos hermanas. Se afilió a las JSU. Trabajó como cobradora de tranvías, ya que su familia necesitaba dinero, y dejó el contacto con las JSU. Antes de morir escribió una carta a su familia: “Madre, hermanos, con todo el cariño y entusiasmo os pido que no me lloréis nadie. Salgo sin llorar. Me matan inocente, pero muero como debe morir una inocente (…) Adiós, madre querida, adiós para siempre. Tu hija, que ya jamás te podrá besar ni abrazar”. Julia cerraba su carta con una suplica: “que mi nombre no se borre en la historia

Adelina García Casillas (19)

Militante de las JSU. Hija de un guardia civil. Le mandaron una carta a su casa afirmando que solo querían hacerle un interrogatorio ordinario. Se presentó de manera voluntaria, pero no regresó a su casa. Ingresó en prisión el 18 de mayo de 1939.

Elena Gil Olaya (20)

Ingresó en las JSU en 1937. Al acabar la guerra comenzó a trabajar en el grupo de Chamartín.

González-García-Virtudes

 

Virtudes González García (18)

En 1936 se afilió a las JSU, donde conoció a Vicente Ollero, que terminó siendo su novio. Fue detenida el 16 de mayo de 1939 denunciada por un compañero suyo bajo (se dice) tortura.

 

López-Gallego-Ana

 

Ana López Gallego (21)

De Jaén. Militante de las JSU. Su novio le propuso irse a Francia, pero ella decidió quedarse con sus tres hermanos menores en Madrid. Fue detenida el 16 de mayo. Se cuenta que no murió en la primera descarga y que preguntó: «¿Es que a mí no me matan?».

 

 

joaquina lópez laffite

 

Joaquina López Laffite (23)

En septiembre de 1936 se afilió a las JSU. Se le encomendó la secretaría femenina del Comité Provincial clandestino. La detuvieron el 18 de abril de 1939. No fue conducida a Ventas hasta el 3 de junio, a pesar de ser de las primeras detenidas.

 

 

 

Manzanero-Salas-Dionisia

 

Dionisia Manzanero Salas (20)

Se afilió al Partido Comunista en 1938 después de que un obús matara a su hermana y a unos chicos que jugaban en un descampado. Al acabar la guerra fue el enlace entre los dirigentes comunistas en Madrid. Fue detenida el 16 de mayo de 1939.

 

 

Victoria Muñoz García (18)

Se afilió con 15 años a las JSU. Era la hermana de Gregorio Muñoz, responsable militar del grupo del sector de Chamartín de la Rosa. Llegó a Ventas el 6 de junio de 1939.

rodriguez-de-la-fuente-luisa

 

Luisa Rodríguez de la Fuente (18)

Entró en las JSU en 1937. Reconoció su militancia durante la guerra, pero no la actual. En abril la trasladaron a Ventas, siendo la primera de las Trece Rosas en entrar en la prisión.

 

 

En realidad, las fusiladas fueron catorce, aunque no el mismo día. El día 5 de agosto de 1939 fueron asesinados 13 mujeres y 43 varones; eso es lo que consta en el acta oficial.

TORRE_YELA_ANTONIA_2

 

 

Antonia Torre Yela (18)

Por un error de transcripción, en el oficio de piquete de ejecución figuraba como Antonio, Ella también militaba en la JSU. Sería fusilada el 19 de febrero de 1940.

 

 


Su único pecado: creer en la libertad  y reclamarla a través de la vía política, de forma pacífica.

Su condena: morir de noche, fusiladas contra un muro, después de torturas y meses en prisión, lejos de sus familias y a una temprana edad.

rosa abiréndose

Actos como estos no deben quedar en el olvido ni pueden repetirse. A todas ellas, gracias por intentar hacer de nuestra sociedad un lugar mejor donde vivir en libertad.

Lídia Castro Navàs

 

#UnAñoDeAutoras: Los libros de Lídia

Gracias de nuevo a Paula, del blog Miss Spoiler por esta entrada dedicada a mis libros autopublicados, sin contar El velo de Flyxia, que publiqué recientemente 🙂

Miss Spoiler

Mis historias y otros devaneos

35186491Mis historias y otros devaneos es un recopilatorio de 101 microrrelatos, algunos de ellos tuvieron su origen en un blog del mismo nombre y otros son totalmente inéditos. 
Su autora, Lídia Castro Navàs ha querido recopilarlos y para ello los ha agrupado en tres categorías según la temática: 
Emociones (donde encontrarás microrrelatos que no te dejarán indiferente). 
Ficción/Fantasía (sección en la que se agrupan todos aquellos de género fantástico y ciencia ficción) 
No todo es lo que parece (apartado destinado a un gran número de historias con giro argumental; algunas de ellas acompañadas de fotos).

Donde encontrarlaAmazon

¿Por qué leerla? Va a ser difícil hacer una reseña al respecto, ya que se trata de demasiados microrrelatos como para opinar sobre ellos individualmente, pero son, al mismo tiempo, demasiado diferentes cada uno como para hablar generalizando. Hurra por lo complicado. Lo que más me…

Ver la entrada original 553 palabras más

Transformación

Antes era árbol. Verde savia corría por mis venas y unas fuertes raíces me anclaban a la tierra. Pero llegó un día en que me transformé. Conservé mi esencia, aunque ya no pude notar la brisa en mi corteza; ni la lluvia sobre mis hojas; ni el peso de la nieve sobre mis ramas. Nació en mí una nueva misión: permito que la gente sueñe y deje volar su imaginación. Me gustaba ser árbol, pero ser las páginas de un libro me encanta.

book-863418_1920

Fuente: Pixabay

Mi participación para el Reto 5 líneas del blog de Adella Brac.

 

Lídia Castro Navàs

Historias que inspiran: Mis historias y otros devaneos

Gracias a Paula de Miss Spoiler por esta reseña de mi recopilatorio de micros: “Mis historias y otros devaneos”, que es también mi primer libro autopublicado 🙂 Si quieres más información sobre él, haz clic AQUÍ

Miss Spoiler

Tengo que decirlo, no soy muy fan de Amazon. Me revienta mucho que quiera ser tan exclusivo con todo. Mis libros solo se pueden leer en kindle, así que fastídiate si tienes cualquier otro lector. Quiero que seas autor exclusivo Amazon para poder hacer promociones y de más. Así que le he estado evitando desde que empecé mi carrera como escritora, pese a que es una herramienta básica para muchos autores noveles y autopublicados, como yo.

Dicho esto, vamos a ir al grano, el kit de la cuestión. Porque este no es un artículo sobre todos mis problemas con kindle, si no sobre una autora que me va a obligar a hacer las paces con él.

Lidia Castro Navàs es mi autora de agosto y la mayor parte de sus creaciones se encuentran exclusivamente en esta plataforma. Y este es su recopilatorio de microrrelatos.

35186491

Va a ser difícil hacer una…

Ver la entrada original 220 palabras más

Las mujeres de la Guerra

¿Te has dado cuenta de que en los libros de texto de antaño explicaban los episodios históricos de forma muy sesgada? Pues eran los ganadores los que la escribían, los hombres ganadores. Así pues, el resultado era una visión poco objetiva de unos hechos muchas veces deleznables. Por suerte, esto ha cambiado en nuestros días, ¿o no?

Este pasado 25 de julio se han cumplido 80 años de la batalla más larga que aconteció durante la Guerra Civil Española: La batalla del Ebro (25 julio – 16 noviembre de 1938) que duró un total de 115 días.

Siempre que se aproxima el aniversario del inicio o del final de una guerra, aparecen publicados una multitud de artículos muy variados relacionados con ella: sobre las muertes causadas, las diferentes batallas en que se dividió dicha guerra, las estrategias usadas durante la misma, las consecuencias en la sociedad civil, el armamento encontrado años después… pero muy poco puede leerse sobre la función de las mujeres en ese conflicto. Ante esto, una puede concluir que la guerra es cosa de hombres. ¿Pero lo es de forma voluntaria o por imposición? No puedo evitar preguntarme, ¿cuál fue el papel que desempeñaron las mujeres en esa guerra de la que aún padecemos consecuencias políticas evidentes?

Cuando estalló la Guerra Civil Española (GCE), miles de mujeres republicanas se movilizaron en defensa del régimen político legítimo que había sido establecido de forma democrática en 1933, después de unas elecciones que fueron las primeras en las que ellas mismas pudieron votar por primera vez y ejercer así el anhelado sufragio; y es que las mujeres se jugaban mucho con esa guerra, pues todos los privilegios conseguidos durante la República empezaron a peligrar en esos momentos (por todos es sabido que las mujeres en España votaron por primera vez en 1933 y no pudieron volver a hacerlo hasta 1977). A partir de entonces, las mujeres se convirtieron en agentes históricos capaces de escribir su propia historia; todo a través de un trabajo activo durante el conflicto.

ANME

Foto: Asociación Nacional de Mujeres Españolas (AMNE) con Clara Campoamor en el centro. Fuente: sacada de la red.

Así pues, queriendo clasificar los roles femeninos que aparecieron durante la GCE, esto es lo que ha surgido; tres prototipos de mujeres muy diferenciadas:

1. La activista, que pertenecía a alguna de las asociaciones feministas y/o antifascistas existentes, como la AMA (Asociación de mujeres antifascistas), de la que fuera presidenta Dolores Ibárruri, más conocida como la Pasionaria; o el secretariado femenino del POUM (Partido Obrero de Unificación Marxista). Estas activistas trabajaban desde la retaguardia y siempre a través de movilizaciones en la calle, donde reivindicaban la defensa del poder legítimo de la República y de los derechos adquiridos durante la misma.

foto artículo2

Foto: Activistas del AMA en una manifestación en Madrid durante la GCE. Fuente: blogs.elpais.com

 

2. La otra figura era la de la miliciana. En un principio solo fue una figura simbólica utilizada en los carteles como reclamo y motivación de las tropas. Se la representaba como una mujer joven, atractiva y seductora, vestida con el mono azul característico y con un fusil colgado en su espalda.

Y, aunque fue solo simbólica, la miliciana rompió con el papel pasivo y tradicional de las féminas, pues representaba a una mujer activa, revolucionaria y ¡que llevaba pantalones! Muchas mujeres mostraron su frustración por no poder ir a luchar al frente; se conocen algunos ejemplos, como Sara Berenguer, Marina Ginestá o, incluso, las retratadas en la película de Vicente Aranda, Libertarias (1996), que se convirtieron en todo un símbolo para las milicianas en activo.

foto artículo1

Foto: Marina Ginestà. En Barcelona, 1936. Fuente: elpais.com

Pero, desgraciadamente, aunque las milicianas prometían mucho por lo que se refiere al acceso de la mujer en el conflicto real, en diciembre de 1936, esta figura ya había desaparecido de los carteles y de la propaganda.

La heroína que se alzaba contra el fascismo era ahora un símbolo desprestigiado y reprobable. Se la asoció con aquello más negativo y que más daño hacía a una mujer, con la figura de la prostituta. Mientras solo fue una representación simbólica y seductora destinada a enaltecer la moral masculina, no hubo problema, pero en cuanto aparecieron mujeres reales reclamando su derecho a participar en la guerra, la cosa cambió por completo. Eso ya no gustó a los sectores más conservadores de  la sociedad, y es que en cuestión de género, la mayoría de la sociedad del momento, era muy tradicional, fuesen de la tendencia política que fuesen. Incluso las propias asociaciones de mujeres negaron el apoyo a esas que pretendían ir a luchar de forma activa en el frente.

La cuestión es que, desprestigiando a la figura de la miliciana y asociándola con la de la prostituta, consiguieron estigmatizarla socialmente y que acabara desapareciendo. Fue un mecanismo muy eficaz y poderoso para mantener a las mujeres alejadas del frente de batalla.

Después de la miliciana, tomó fuerza otra figura femenina más adecuada y que gustaba más a la sociedad del momento.

3. Me refiero a la madre combatiente, personaje que contrastaba mucho con la transgresora miliciana. Su imagen era clásica y su objetivo no fue otro que el bienestar familiar y colectivo.

La madre combatiente luchaba pero desde la retaguardia, sin aspiraciones reales a participar en el conflicto directo. Se la representaba como una mujer madura, trabajadora y podía aparecer en los carteles propagandísticos como madre, ama de casa o sanitaria. Jamás se la asoció con las armas, la lucha activa o ¡los pantalones!

Muchos fueron los carteles que mostraban a madres de rodillas sosteniendo a sus hijos heridos o muertos, que incitaban a la voluntariedad de otras madres.

Foto artículo4

Foto: Carteles propagandísticos del POUM. Fuente: sacada de la red.

El símbolo de la maternidad no era nuevo y conocían su potencial para movilizar a las mujeres-madres apelando al derecho de defender a sus hijos de la brutalidad fascista.

De hecho, tenemos que pensar que la resistencia civil y la supervivencia cotidiana durante la guerra, se explican gracias al enorme esfuerzo que desplegaron las mujeres, quienes consiguieron, entre muchas otras cosas, que los servicios sociales y sanitarios siguieran funcionando, incluso con el gran aumento de la demanda durante el conflicto.  

Así pues, fuese cual fuese el papel que adoptaron las mujeres durante la GCE, más activo o más pasivo, desde las movilizaciones o desde la retaguardia, fue sin duda de relevante importancia. Aunque ya sabemos cuál fue el resultado del conflicto, no podemos olvidar ni menospreciar, la tarea de estas heroínas anónimas.

A todas ellas, ¡gracias!

 

Lídia Castro Navàs

Mi visión de… Tú, mi luz

Tú, mi luz es la segunda novela de Sadire Lleire. La conoceréis por su blog, “Divagaciones en rosa” y por su primera publicación, de la que también hice mi particular visión hace un año: Menos cuentos de hadas y más polvos reales: Ana

WhatsApp Image 2018-08-05 at 16.40.53

Esta sería una novela corta que se podría incluir en el género romántico, pero su contexto la dota de tintes históricos. Aunque no lo especifica en ningún momento, la historia se enclava en el llamado como Siglo de las luces, en el que una incipiente Ilustración empieza a anidar en las mentes más inquietas de Inglaterra.

Lo que me sorprendió es que todo comienza con un grupo de intelectuales, nobles y artesanos quienes intentan, en sus reuniones clandestinas, asentar las bases de lo que supondrá una revolución social histórica. En esas reuniones se habla de abolicionismo, igualdad de clases, equidad de riqueza… pero todo desde la comodidad de una elevada posición, al mismo tiempo que son atendidos por una sirvienta (o varias). Es algo que contrasta con sus objetivos. De hecho, el capitán Fox, que preside y organiza las reuniones en su propia casa, es incapaz de ver la servidumbre como una clase de esclavitud.

Lo que encontraréis en esta novela es una trama llena de intriga, conspiración, traiciones, asesinatos y juego de poderes que sirven de base para el argumento principal que no es más que una bonita historia de amor entre dos personas de diferente condición.

Lo que quiero destacar es que durante el desarrollo del libro nadie es lo que parece y el final acabó por sorprenderme.

De lectura rápida y amena es ideal para pasar un buen rato. Podéis adquirir este libro, en su versión digital y también en papel, en Amazon.

No olvides apoyar a los autores y autoras independientes: compra, lee y comenta. Gracias.

amazon

logo respeto

#YoRespetoLosLibrosAutopublicados

Lídia Castro Navàs

 

#UnAñoDeAutoras: Conociendo a Lídia Castro Navás

Paula, del blog “Miss Spoiler” me ha hecho una entrevista en motivo de la iniciativa #UnAñoDeAutoras y me dedicará unas cuantas entradas en su blog durante este mes de agosto. ¡Échale un vistazo!

Miss Spoiler

Hola, soy Lídia Castro Navàs y nací en Flix, un pueblo de Cataluña en 1979. Después de licenciarme en Historia, me especialicé en historia antigua y género.

Así se presenta mi autora de Agosto de este #UnAñoDeAutoras. Que dulzura de mujer, ¿no creéis?

Lídia es profesora de la ESO de Ciencias Sociales, Lengua Castellana y Literatura, que como podéis ver tiene mucho que ver con su hobby entre bambalinas, que es la escritura. Cómo dice ella misma: Dar clases es mi vocación y disfruto mucho de ello.

img_0318-collage

Imagen de Lídia Castro Navás por @Setah.Bastet

Sus principales hobbies son tan dispares como: viajar, hacer fotos, practicas yoga, jugar a videojuegos, leer y por supuesto, escribir. Cómo veis Lídia es una persona muy inquieta y llega de creatividad que expresa sobretodo en la escritura, cosa que la llevó a crear un blog a finales de 2015. Le gustó tanto…

Ver la entrada original 116 palabras más

#YoRespetoLosLibrosAutopublicados

Hoy os traigo una iniciativa que Jessica Galera y yo misma acabamos de lanzar por Twitter en este HILO. Como sé que muchos no tenéis esa red social, voy a relatar aquí cada tweet que lo contiene. Espero que sea de vuestro interés:

Últimamente, la autoedición ha experimentado un ‘boom’. Los libros autopublicados hacen recelar a algunos, mientras reciben el apoyo de otros que llenan sus estanterías con ellos. Pero ¿se trata igual a estas obras que a las convencionales?

Un libro autopublicado supone: horas de escritura + revisión + corrección + maquetación + diseño de cubiertas + ardua labor promocional + horas en todas las rrss posibles para conseguir visibilidad… Aunque todo ello no asegura el éxito de la obra.

De forma paralela al ‘boom’ de la autoedición, han proliferado los bloggers,  booktubers y bookstagramers, que nos ofrecen reseñas en sus plataformas. Un arma de doble filo que conviene analizar: las colaboraciones.

Está claro que una colaboración es positiva y beneficia por igual al libro y al blog, pues ofrece visibilidad a la obra y contenido para el sitio. Las reseñas, aunque negativas, deben estar hechas con respeto y ser constructivas. Pero la cuestión es otra.

Una colaboración supone regalar el libro a cambio de la reseña. Una editorial dispone de un margen para ello. Pero ¿y un indie? Eso suma a los esfuerzos antes señalados: el precio de comprar el libro + los gastos de envoltorio/sobre + envío postal.

Muchas veces, la versión digital no llega a 1€, pero aun así algunos bloggers siguen exigiendo el libro regalado.

Es por esa razón que hemos lanzado esta iniciativa:

#YoRespetoLosLibrosAutopublicados

Según la RAE, respeto significa: Miramiento, consideración, deferencia.

Esta iniciativa pretende concienciar a los bloggers del esfuerzo que supone crear un libro, y que la auténtica ayuda, no solo es darle visibilidad, sino comprarlo; pero no por caridad, sino por interés real en la obra.

Así pues, si quieres leer y reseñar un libro autopublicado, cómpralo y hazlo, como harías con cualquier otra obra que quisieras leer, ya sea de editorial grande, pequeña, coedición… La ayuda, en caso de un indie, será doble.

Para ilustrar la iniciativa hemos creado este logo: dos manos que representan el papel tanto del escritora/a como del lector/a en relación al libro. Y la palabra respeto que engloba muchos aspectos que deben reinvindicarse en esta literatura.

logo respetoSi estás de acuerdo con esta iniciativa, seas escritor/a o lector/a, comparte el hashtag cada vez que hables de un libro autopublicado. Puedes usar el logo que te ofrecemos en tu web/blog.

Gracias.

 

Lídia Castro Navàs y Jessica Galera Andreu

 

 

¡Ya están aquí!

Ahora sí que ya puedo atender a las demandas que me hicisteis de mi última novela El velo de Flyxia 

IMG_20180801_161856

Os dejo una presentación de fotos para que veáis cómo es el interior:

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Quien quiera un ejemplar firmado, se lo mando a su casa por 10€ (incluye libro, gastos de envío y un punto de libro de regalo). Poneos en CONTACTO conmigo. Gracias 🙂

Lídia Castro Navàs